No dedicaremos mucho espacio en este apartado a hablar sobre la hidrosfera porque todo un módulo se ha destinado a analizar el agua como recurso natural imprescindible. El agua ocupa alrededor de tres cuartas partes de la superficie terrestre, lo que hace un poco paradójico que denominamos Tierra a nuestro planeta. La cantidad de agua en la Tierra es constante y únicamente cambia el estado y la distribución por el planeta. Debido al predominio de este líquido en la Tierra también se la llama planeta azul, pero resulta que únicamente el 3% del total de agua del planeta es dulce y la parte que es accesible a los humanos aún es más pequeña.

Por su importancia, tanto para los ecosistemas naturales como para la especie humana (recurso, fuente de energía, etc.), en el módulo dedicado al agua se analizará exhaustivamente este elemento del medio natural: el ciclo agua, los grandes almacenes, la disponibilidad, los usos y la gestión. La demanda cada vez mayor de agua tanto para usos consuntivos (urbano, agrícola e industrial) como no consuntivos (fuente de energía y recreativo), junto con la pérdida de calidad porque en muchos casos se ha utilizado como medio de evacuación de sustancias residuales -muchas altamente contaminantes-, hace que el agua sea considerada como el oro azul.