El presente módulo tiene como objetivo constituir un espacio de reflexión sobre la generación y la gestión de los residuos, así como también sobre las implicaciones ambientales resultantes de una inadecuada gestión de los mismos. La integración ambiental de las actividades socioeconómicas, y por lo tanto el acercamiento a un desarrollo más sostenible, se producirá cuando seamos conscientes (y actuamos en consecuencia) que el territorio tiene una capacidad limitada de asumir los residuos generados por estas actividades.

En un primer apartado se realiza una aproximación al concepto de residuo, a la tipología de productos residuales y a su clasificación. En un segundo apartado se analiza la generación y la gestión de un tipo de residuo que todo el mundo, en mayor o menor cantidad, genera: los residuos municipales (domésticos y asimilables). Finalmente, el tercer apartado aborda el análisis de otros residuos, como son los residuos agrícolas con las deyecciones ganaderas, los residuos de la construcción y los residuos industriales, donde están incluidos los residuos nucleares.

Todas las actividades humanas, incluidas las puramente biológicas, generan subproductos que pueden no tener valor y que a su vez pueden ser nocivos tanto para la salud humana cómo para la vida animal y vegetal y el medio ambiente en general. Si no se quiere correr el riesgo de generar un problema ambiental grave, hay que llevar a cabo una gestión adecuada de todas estas sustancias que en conjunto denominamos residuos. Actualmente los residuos (o qué hacer con los residuos) constituyen uno de los problemas ambientales más graves, un problema que se está agravando. El aumento tan espectacular en su generación se ha producido en paralelo con el desarrollo industrial y el incremento del nivel de renta y calidad de vida de la sociedad.

El principio octavo de la Declaración de Río para el medio ambiente y el desarrollo también hace referencia a la generación de residuos y a su gestión cuando dice: “Para lograr el desarrollo sostenible y una mejor calidad de vida para todas las personas, los Estados tendrían que reducir y eliminar los sistemas de producción y consumo insostenibles (...).”

Teniendo en cuenta este principio, también se tienen que considerar como sistemas de producción y de consumo insostenibles aquellos que generan cantidades ingentes de residuos y que imposibilitan la integración ambiental de las actividades humanas en el territorio, es decir, las que generan e introducen más residuos de los que el territorio puede asumir.

Pero llegados a este punto se nos plantean una serie de interrogantes:

a) ¿Qué es un residuo?

b) ¿Todos los residuos son iguales?

c) ¿Todo el mundo genera la misma cantidad y el mismo tipo de residuos?

d) ¿Cuáles son los potenciales impactos de los residuos en el medio ambiente?

e) ¿Cómo se gestionan los residuos generados?

En los apartados siguientes se intentará dar respuesta a estas cuestiones. Se hará patente el importante grado de subjetividad a la hora de definir qué es un residuo, la dificultad para conseguir una única clasificación de los residuos, el hecho que ni todas las sociedades ni todos los individuos de una misma sociedad generan la misma cantidad de residuos ni el mismo tipo de residuos, que los residuos pueden suponer una fuente muy importante de degradación del medio ambiente y que la gestión más adecuada de los residuos elimina algunos de los potenciales impactos, minimiza otros y genera algunos de nuevos. Por esta razón la apuesta tiene que ser reducir la cantidad generada y valorizar la mayor parte posible de los generados, reutilizándolos o reciclándolos. Reducir, reutilizar y reciclar, la llamada triple R, son los tres pilares fundamentales para hacer frente al problema medioambiental generado por una proliferación de residuos cada vez mayor. Desde el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) se añaden tres R más: repensar los productos y las funciones que tienen, reemplazar las sustancias peligrosas y reparar (diseñar cómo facilitar la reparación y cómo alargar la vida de un producto).

El módulo concluye con un apartado dedicado a las conclusiones, otro en forma de breve cuestionario de evaluación sobre la comprensión de sus contenidos y un apartado final dedicado a la bibliografía y a los enlaces de interés.