Tal y cómo indica su nombre, los residuos de la construcción, a los cuales hay que añadir aquellos generados en demoliciones, tienen su origen en:

a) Derribos de edificios

b) Excavaciones de suelos

c) Ejecución de obras viarias

d) Restos de los materiales de construcción de las obras de nueva planta

e) Restos de los materiales de construcción de las obras de reformas en viviendas

La mayor parte de los residuos de la construcción forman parte del gran grupo de residuos inertes o asimilables a inertes. Por esta razón, su poder contaminante es relativamente bajo, en cambio si por una cosa destacan es por su importante impacto visual debido a su volumen. No obstante, dentro de los residuos de la construcción también se encuentran unas pequeñas fracciones de residuos especiales y de residuos peligrosos. En estos casos se tiene que hacer una gestión por separado. Destaca en estas fracciones el amianto y los productos que lo contienen como el fibrocemento.

La generación de estos residuos dependerá del ritmo constructivo de cada territorio. En el caso de Cataluña y del conjunto de España este ritmo había sido muy alto en los últimos 20 años. La construcción tenía un peso muy importante tanto en el PIB cómo en la distribución de la población activa por sectores de actividad.

La Figura 19 (arriba) muestra la evolución en la cantidad de residuos de la construcción que entraron a las diferentes instalaciones de gestión de este tipo de residuos en Cataluña entre los años 2001 y 2009. Como en el caso de los residuos municipales, en los últimos años se ha producido un descenso en la cantidad total de residuos de la construcción, a pesar de que en su caso la disminución se inició un año antes que en los residuos municipales. El año 2009 se gestionaron más de 4,5 millones de toneladas de residuos de la construcción, mientras que un año antes la cifra superaba los 7,4 millones. El punto álgido lo encontramos en 2006 cuando casi se llegó a 11 millones de toneladas. También se superaron los 10 millones de toneladas en 2007.

La imagen inferior de la Figura 19 muestra la distribución de los residuos de la construcción generados en Cataluña durante el periodo 2001-2009 teniendo en cuenta si se han reciclado o bien han sido confinados en un depósito controlado. Hasta el año 2008 el porcentaje de residuos de la construcción que iban a reciclaje era inferior al 20%. En cambio, el último año la cifra ha aumentado hasta el 43,5%.

 

Figura 19. Evolución de los residuos de la construcción en Cataluña (arriba) y distribución según su gestión (abajo){fusionchart id="42" Figura 19b. (caste)}  

Fuente: Elaboración propia a partir de la Agencia de Residuos de Cataluña

Los depósitos controlados de escombros y tierras son instalaciones de disposición controlada en superficie. En las plantas de reciclaje de escombros buena parte de los elementos que configuran las construcciones pueden ser reutilizados transformando los residuos en nuevas materias primas. Una de las prioridades en materia de gestión de los residuos de la construcción en Cataluña, de acuerdo con los objetivos que establece la Unión Europea y la legislación, es la de reciclar y valorizar los escombros y las tierras para aprovechar todas las fracciones reutilizables, siempre que sea posible. Existen una serie de plantas de trasvase de residuos de la construcción que tienen como finalidad optimizar el transporte de estos residuos ya sea hasta las plantas de reciclaje o bien hasta los depósitos controlados. Finalmente, también hay unas plantas de selección de los residuos de la construcción que tiene como función seleccionar el contenido del material que llega para separar las fracciones recuperables y preparar estas fracciones para su posible comercialización.