El presente módulo tiene como objetivo explicar los conocimientos fundamentales en materia de recursos naturales y fuentes de energía, siempre desde el punto de vista del desarrollo sostenible.

La estructura del módulo es la siguiente:

  • En un primer apartado se hace un repaso de los conceptos básicos sobre los recursos naturales; se comenta la diferencia entre los recursos renovables y no renovables, además de profundizar en el papel de los ecosistemas como recursos naturales.
  • En un segundo apartado se lleva a cabo la aproximación a los recursos naturales desde su carácter como fuentes de energía; por un lado, las fuentes de energía no renovable y, por otro, las renovables.
  • En un tercer apartado se reflexiona sobre cuál ha de ser el modelo energético para el futuro, teniendo en cuenta el modelo que se ha seguido hasta nuestros días.

La supervivencia de cualquier especie depende en gran medida de su capacidad de adaptación al entorno y del grado de aprovechamiento del medio natural. La especie humana no es una excepción y tanto su supervivencia como su bienestar dependen de los recursos que pueda obtener y de cómo se conserven.

Desde un punto de vista antropocéntrico, los recursos naturales se pueden definir como los materiales y servicios obtenidos de la naturaleza de que dispone una colectividad humana para satisfacer sus necesidades y contribuir a su desarrollo. En primer lugar, pues, deben ser útiles para los humanos, pero al mismo tiempo también debe ser posible aprovecharlos, ya que los elementos del medio natural se caracterizan por su resistencia. Es decir, se debe vencer esta resistencia y esto sólo se producirá si el desarrollo tecnológico de cada momento es capaz de obtenerlos y/o de transformarlos en beneficio de la sociedad. Como dice Urteaga (1999), cualquier cambio tecnológico modifica la accesibilidad y disponibilidad de recursos.

Los recursos naturales son una fuente de riqueza económica en la que se sustenta el desarrollo de las sociedades. Ahora bien, un uso intensivo de estos recursos hace que se agoten, lo que puede suponer un freno importante al desarrollo según el grado de dependencia de la sociedad respecto a estos recursos naturales. Además, durante los procesos de obtención y transformación (en el caso de que sea necesario) de estos recursos, es decir, en el momento de aprovecharlos, se pueden producir impactos de mayor o menor magnitud sobre el medio ambiente, que, paradójicamente, también pueden llevar a un retroceso en el bienestar obtenido gracias a saberlos aprovechar.

Algunos de estos impactos pueden tener una afectación local, pero en otros casos las repercusiones pueden llegar a ser globales. Por esta razón el principio 2 de la Declaración de Río para el Medio Ambiente y el Desarrollo dice:

[...] los Estados tienen el derecho soberano de aprovechar sus propios recursos según sus propias políticas ambientales y de desarrollo, y la responsabilidad de velar por que las actividades realizadas dentro de su jurisdicción o bajo su control no causen daños al medio ambiente de otros Estados o de zonas que estén fuera de los límites de la jurisdicción nacional”.

Esta declaración nos recuerda que el aprovechamiento de los recursos depende nuestro desarrollo, la mayoría de recursos, sin embargo, son finitos, y que este desarrollo sea sostenible dependerá de cómo se aprovechen. Esta relación entre naturaleza y sociedad explica de una manera muy instructiva con la metáfora de la astronave Tierra (Boulding, 1966), donde hay un determinado número de pasajeros y de tripulantes, y también están limitados tanto el combustible como los alimentos existentes. Esta metáfora introduce la noción de límite, sabiendo que quien esté en el puente de mando de la nave puede gestionar su funcionamiento de una manera más o menos eficiente.

En este capítulo se hablará de cuáles son estos recursos del todo necesarios para el desarrollo humano, teniendo en cuenta su tipología. Unos recursos que las diferentes sociedades que pueblan la Tierra pueden aprovechar directamente, o que en algunos casos pueden ser utilizados como fuentes de energía. Como explica la metáfora, es esta energía la que hace avanzar a la astronave Tierra.