Los combustibles fósiles tienen su origen en los organismos vivos, especialmente la vegetación. La gran acumulación de restos orgánicos depositados en el fondo de zonas pantanosas y de humedales en condiciones de falta de oxígeno (digestión anaerobia) y las elevadas presiones y temperaturas generadas por las capas de sedimentos acumulados generaron estos recursos naturales después de un proceso muy largo hace entre 200 y 500 millones de años, en buena parte durante el periodo carbonífero del paleozoico.

a) Carbón

La utilización del carbón a gran escala se produce a partir de la Revolución Industrial, con el descubrimiento de grandes cuencas carboníferas, especialmente en Alemania, Gran Bretaña y los Estados Unidos, que al mismo tiempo conformarán importantes regiones industriales. Gracias a la industria siderúrgica, la industria manufacturera y los transportes, el carbón se convirtió en la fuente de energía más importante, categoría que tuvo hasta mitad del siglo XX, fecha a partir de la cual la preminencia pasó a ser del petróleo.

Existen yacimientos de carbón distribuidos por todo el planeta, aunque la gran mayoría se encuentra en el hemisferio norte. En el año 2008 las reservas probadas estaban contabilizadas en 826.001 millones de toneladas, distribuidas tal y como se muestra en la figura siguiente. Se ha de hacer notar que casi un 80% del total se encuentran en únicamente cinco países (tal y como puede verse en el cuadro de más abajo), con los Estados Unidos en cabeza.

Después de estabilizarse la extracción de carbón durante los años noventa del siglo XX, esta extracción se ha incrementado notablemente, tanto es así que en el año 2008 fue de 6.781,2 millones de toneladas. En cuanto al consumo de este recurso natural no renovable, el año 2008 va a llegar a la cantidad de 3.303,7 millones de toneladas equivalentes de petróleo (TEP). Los Estados Unidos dejaron de ser el país con un mayor consumo de carbón en el año 1986. Desde entonces lo es China, que actualmente representa un 42.6% de consumo total del planeta. En la Unión Europea se está produciendo un descenso en el consumo de carbón, que actualmente gira en torno del 10% del total mundial.

Reservas (izquierda) y consumo (derecha) de carbón por regiones (2008)

Fuente: Elaboración propia a partir de BP y WEC (2009)

 

b) Petróleo

La utilización de petróleo como fuente de energía se da a partir de la segunda mitad del siglo XX. La primera perforación se hizo en 1859 en Titusville (Pensilvania, EUA). Desde entonces la producción de petróleo no ha parado de crecer, y desde la segunda mitad del siglo XX se ha convertido en la fuente de energía principal. El petróleo se ha convertido en pieza clave en el desarrollo conseguido a día de hoy por las múltiples y variadas aplicaciones que tiene y por la amplia gamma de productos que se derivan del mismo (combustibles, alquitrán, plásticos, fertilizantes, pesticidas, fibras sintéticas, pinturas, etc.).

Distribución por países de las reservas probadas y del consumo de carbón, petróleo y gas natural a finales del año 2008

Fuente: Elaboración propia a partir de BP y OPEP (2009)

Los yacimientos petrolíferos no están tan repartidos por el planeta como el carbón. Los principales están en: el golfo Pérsico, el Cáucaso, Siberia Occidental, el pie de monte de las Rocosas, el Golfo de México, las costas de Venezuela, el mar del Norte, el Golfo de Guinea y la región de Malasia e Indonesia. En el año 2008 las reservas probadas de todo el mundo eran 1,3 billones de barriles. Estas reservas habían aumentado de una manera sostenida hasta aquellos momentos, pero respecto al año 2007 ha supuesto un descenso del - 0.2%.

Por grandes regiones, el 61.9% de las reservas mundiales de petróleo se encuentran en el Próximo Oriente, mientras que en la región Asia-Pacífico (China, India, Australia) solo hay un 3%. La concentración de las reservas es tan importante que casi la mitad se encuentran en únicamente cuatro países del Golfo Pérsico, con Arabia Saudí en cabeza (21%).

En el año 2008 se consumieron un total de 84,5 millones de barriles diarios, un -0,6% inferior al año 2007. La evolución del consumo de petróleo mundial (como puede verse en la figura siguiente) muestra tres períodos con un comportamiento diferenciado: un período inicial de crecimiento acelerado que se para a mitad de los años setenta del siglo XX a causa de los efectos de la llamada crisis del petróleo, y que enlaza con la revolución iraní de finales de los años setenta. Durante los años siguientes hubo un descenso y no fue hasta finales de la década de los ochenta del siglo pasado que la producción vuelve a subir, aunque con unos ratios de crecimiento inferiores a los de los años sesenta e inicios de los setenta.

Reservas (izquierda) y consumo (derecha) de petróleo por regiones (2008)


Fuente: Elaboración propia a partir de BP y OPEP (2009)

Evolución del consumo de petróleo mundial (1965 – 2008)


Fuente: Elaboración propia a partir de BP y OPEP (2009)

El Próximo Oriente dispone del 60% de las reservas de petróleo, pero solo consumen un 7,8% del total; en la cola se encuentra África, con solo un 3,4% del consumo, a pesar de tener un 10% de las reservas. En cambio, tanto en la región Asia-Pacífico como en América del Norte las cifras de consumo se encuentran cerca de un 30% cuando las reservas solo representan el 3,3% y el 5,6%, respectivamente. Por países, el consumo lo encabezan los Estados Unidos, con un 22,5% del total (como se ha visto en el cuadro anterior), seguidos de lejos por China, con un 9.6%, aunque con tasas de crecimiento anual muy importantes.

c) Gas natural

El gas natural es una mezcla de hidrocarburos gaseosos, de los cuales el metano es el que se presenta en una mayor proporción (70%- 90%). La explotación de los yacimientos a gran escala se empezó a desarrollar partir de los años treinta del siglo XX, ya de una manera independiente de los de petróleo. Sin embargo, no será hasta a partir de los años setenta del siglo XX, con la crisis del petróleo, cuando el gas natural toma impulso como fuente de energía.

La figura siguiente muestra la distribución de las reservas probadas de gas natural por grandes regiones. La innegable relación en muchos casos entre los yacimientos de petróleo y los de gas natural da como resultado que también sea en el Próximo Oriente donde se encuentran buena parte de las reservas, concretamente, un 41%. La segunda región con las reservas más importantes es la formada por Europa y Eurasia, con un 34%, cosa que viene dad por las inmensas reservas de Rusia, ella sola tiene el 23,4% del gas natural total mundial (cuadro anterior), seguida por Irán con un 16% y Qatar con un 13,8%.

 

Reservas (izquierda) y consumo (derecha) de gas natural (2005)

 

Fuente: Elaboración propia a partir de BP (2009)

El consumo de gas natural en los últimos 40 años se ha ido incrementando de manera constante, prácticamente sin altibajos. El consumo total en el año 2008 fue de 2.726,1 millones de TEP, tres veces más que en 1965. Europa y Eurasia son las regiones del planeta con un mayor consumo, el 37,8% del total mundial (parte derecha de la figura anterior), seguidas por América del Norte con el 27,6%, mientras que el Próximo Oriente apenas supera el 10% y África el 3,1%. Por países, la clasificación está encabezada una vez más por los Estados Unidos, con un 22%, y Rusia, con un 13,9%.