Si se bombardea el núcleo de un átomo de uranio (U-235) con un neutrón, este átomo se divide en dos más pequeños, al mismo tiempo que se liberan neutrones y una gran cantidad de energía en forma de calor. Este proceso recibe el nombre de fisión nuclear y fue Enrico Fermi quien lo llevó a la práctica en la Universidad de Chicago en el año 1942.

Después de más de una década de experimentación y utilización de la energía nuclear con finalidades militares, el año 1956 entró en funcionamiento el primer reactor nuclear con un uso civil: la central nuclear de Calder Hall (Inglaterra). Pero fueron los Estados Unidos los que durante la década de los años sesenta del siglo XX crearon un importante programa nuclear destinado a la generación de electricidad, y, más adelante, lo hicieron otros países industrializados.

La demanda eléctrica cada vez mayor, junto con la crisis del petróleo de la primera mitad de los años setenta, hicieron que muchos de los países más desarrollados apostasen decididamente por la energía nuclear, como Francia, Japón o Alemania. Todo este proceso quedó en buena parte truncado a finales de los años setenta con la crisis económica que hizo estabilizar temporalmente la demanda energética, junto con el movimiento ecologista antinuclear y el accidente nuclear en la planta de Three Mile Island, cerca de Harrisburg (Pensilvania, EEUU) en 1979. El verdadero desastre llegó el 26 de abril de 1986 con el accidente nuclear ocurrido en uno de los reactores de la central nuclear de Chernóbil, en Ucrania.

¿Cuál es y cuál ha sido el consumo de energía nuclear en el mundo?

La figura siguiente muestra la evolución del consumo mundial de energía nuclear en millones de TEP desde 1965 hasta 2008, diferenciando la parte de este consumo que corresponde únicamente a los Estados Unidos. Globalmente se puede observar un crecimiento constante, aunque a partir de la década de los años noventa del siglo pasado las tasas de incremento son inferiores a las de la década de los setenta y especialmente de los ochenta. Por el contrario, en Estados Unidos este consumo prácticamente se ha estabilizado, aunque todavía representa el 31% del consumo mundial. Le siguen de lejos Francia con un 16,1% y Japón con un 9,2%.

Evolución del consumo mundial de energía nuclear entre 1965 y 2008

Fuente: Elaboración propia a partir de BP (2009)

Distribución del consumo de energía nuclear por regiones en el año 2008

Fuente: Elaboración propia a partir de BP (2009)

En el año 2008 el consumo de energía nuclear mundial llegó a los 619,7 millones de TEP. Su distribución por grandes regiones mundiales deja clara la preponderancia Europea y Eurasia, con un 44,6 del consumo mundial (figura de distribución del consumo de energía nuclear por regiones en 2008), seguidas de América del Norte, con un tercio del total. Por otro lado, el consumo del resto del continente americano, África y el Próximo Oriente juntos solo representa el 1,3% del total.