Dentro del grupo de las fuentes de energía renovables también hay energía geotérmica, la energía térmica oceánica y la energía mareomotriz.

a) Energía geotérmica

En el interior de la tierra existe un gradiente térmico, por lo que se genera un flujo de calor desde las profundidades hacia la superficie que se transmite por conducción. Debido a esta transmisión de calor, hay puntos de la superficie terrestre donde las temperaturas son muy elevadas. La energía geotérmica consiste en el aprovechamiento de esta energía procedente del calor interno de la Tierra, ya sea en yacimientos donde hay agua caliente (a diferentes temperaturas)-y se aprovecha tanto el agua como el vapor- o bien en yacimientos secos, o de roca caliente, donde no hay agua. Aunque se empezó a producir energía eléctrica de origen geotérmico en 1904 en Larderello (Italia), el aprovechamiento del agua caliente del interior de la Tierra con fines termales existe desde la antigüedad.

En el año 1980 la potencia instalada de esta fuente de energía era de 3.887 MW, mientras que en 2008 era de 10.469,7 MW. Los Estados Unidos son el principal productor de energía geotérmica (28,6% de la potencia instalada), seguidos de Filipinas (18,9%), Italia (10%), México (9,2) y Japón (7,7%). Estos cinco países acumulan casi tres cuartas partes del total mundial.

b) Energía térmica oceánica

De la misma manera que en la tierra sólida, en los mares y océanos también existe un gradiente térmico con diferencias de temperatura entre las aguas superficiales y las profundas. La generación de este tipo de energía se basa en el aprovechamiento de esta diferencia en profundidad o también en el aprovechamiento de las corrientes oceánicas cálidas que circulan en superficie. Japón y Estados Unidos son los países con una mayor presencia de este tipo de energía.


c) Energía mareomotriz

Consiste en el aprovechamiento de la energía contenida en los océanos y que se puede obtener mediante dos de los movimientos de estas aguas: las olas y, especialmente, las mareas. En este segundo caso (las alteraciones del nivel del mar debido a la fuerza de atracción ejercida por el Sol y la Luna sobre la superficie oceánica de la Tierra), el aprovechamiento es más importante. La primera central de este tipo entró en funcionamiento en 1967 en el estuario del río francés Rance. Ahora bien, este aprovechamiento está limitado a las zonas donde se producen mareas con alturas importantes (diferencias entre marea alta y marea baja).