MÓDULOS UNIVERSITARIOS DE DESARROLLO SOSTENIBLE

Inicio 3. Concepto y tipo de riesgo 3.7. Riesgo de inundaciones 3.7.4. Causas que provocan las inundaciones

3.7.4. Causas que provocan las inundaciones

Las causas que provocan las inundaciones pueden ser de tipo climático, parcialmente climáticas y de otros tipos como por ejemplo antrópicos. En función de las causas tendremos un tipo de inundación u otro. En el primer grupo destacan las lluvias intensas y/o muy prolongadas, la fusión de nieve. En un segundo grupo encontramos factores climáticos como causa parcial de las avenidas, por ejemplo en los estuarios, el embalse de las aguas ríos con avenidas en momentos de marea alta pueden provocar desbordamientos. También en las costas bajas como consecuencia de la conjunción de olas de marea muy altas provocadas por bajas presiones y fuertes vientos se pueden producir inundaciones. El tercer grupo incluye otras causas de inundación como los tsunamis, producidas por los terremotos, los deslizamientos, que taponan un curso fluvial o la rotura de embalses u otras construcciones.

1. Inundaciones producidas por las precipitaciones

En este tipo de crecidas, el hidrograma presenta un flujo rápido o directo. El agua circula por las laderas superficialmente o de forma subsuperficial según las características físicas de la cuenca (cubierta vegetal, suelos, pendiente, etc.), y de la lluvia. La crecida no se produce en toda la cuenca de manera uniforme, es normal que haya unas áreas que contribuyen más que otros a la formación del caudal.

  • Tipo de crecidas provocadas por la lluvia: la gran variabilidad en las causas de las crecidas y en los procesos que las generan, dificulta notable su clasificación. Sin embargo, atendiendo a la forma del hidrograma, pueden establecerse cuatro grupos:
    • Crecidas relámpago o flash floods, están provocadas por tormentas convectivas muy violentas que pueden tener una corta duración (horas, minutos). Este tipo de lluvias convectivas afectan a áreas muy pequeñas de forma que generan crecidas sólo en algunas partes de la cuenca. Pueden estar provocadas por huracanes, tifones, gotas frío, tormentas de verano, etc., Y se dan en todo el mundo. Los hidrogramas resultantes tienen picos muy apuntados, con curvas de ascenso y de descenso muy rápidas. En los desiertos estas condiciones la escasez de lluvias provoca la formación de una onda de crecida y su desaparición es muy rápida. Son las inundaciones que comportan mayores daños económicos y víctimas
    • Crecidas simples; presentan un hidrograma simple, aunque su duración es más larga que en el caso anterior. Este tipo de crecidas es el más común en todas partes, y se generan por lluvias muy diversas que duran varios días (lluvias provocadas por bajas ciclónicas asociadas o no a sistemas frontales).
    • Crecidas múltiples; se dan cuando se producen varios picos de crecida seguidos. Responden a una situación meteorológica complicada, que suele asociarse a lluvias que duran varias semanas o meses.
    • Crecidas estacionales, son las que se producen anualmente durante la estación húmeda, con un periodo de aguas altas que se extiende durante varios meses y con un área de Inundación de miles de km2. Por ejemplo, el Nilo presenta el caudal mínimo en mayo, con 570 m3 / s, y un máximo de 8.440 m3 / s en septiembre. Lo mismo ocurre con la cuenca del Amazonas, donde cada año se inunda una parte del bosque. Las crecidas del Ganges y del Brahmaputra en la India y Bangladesh suelen ser desastrosas, debido a la gran densidad de población en sus cuencas bajas (caudal anual conjunto de 96.000 m3, el pico se produce en agosto, como resultado de las lluvias monzónicas, que comienzan en junio y continúan hasta octubre; caudal medio de agosto del Ganges en Hardinge Bridge es de 39.224 m3 / s, del Brahmaputra en Bahadurabad es de 43.955 m3 / s.
  • Provocadas por la fusión la nieve: las grandes crecidas por fusión se producen cuando se combinan gran espesores de nieve y una fuerte ratio de fusión. La licuación de la nieve se produce cuando se llega al punto de fusión (0 º C) y es un proceso termodinámico, donde intervienen la temperatura del hielo, la radiación solar y el albedo. Las crecidas severas se producen únicamente cuando llega al río una gran cantidad de agua de fusión nival de una manera muy brusca. El ratio de fusión es función del balance de energía, las crecidas más fuertes se producen en áreas con una potente cubierta de nieve donde la temperatura sube de forma repentina y se mantienen durante un cierto tiempo (días o semanas). El río Jenisei presenta este tipo de crecidas y tiene un caudal medio en junio de 78.000 m3 / s, sólo superado por el Amazonas.
  • Provocadas por la fusión de hielo: la formación de crecidas por fusión del hielo se produce en dos ámbitos: el hielo de los glaciares y el hielo estacional de los ríos (los que se hielan en el invierno). En muy raras ocasiones el deshielo es la causa de las crecidas, la combinación de este proceso con otros factores es la que produce las crecidas. Una de los procesos más habituales (conocidos como crecidas glaciares o yökulhlaup) es la salida brusca del agua estancada en algún lago o retenida por una barrera de hielo en alguna valle. Los hidrogramas resultantes presentan una morfología inversa, con una curva de ascenso suave y una de descenso brusco, que corresponde a una bajada del nivel cuando ha desaparecido el obstáculo que retenía el agua.

2. Inundaciones no producidas por precipitaciones

Se producen fuera del ámbito de la cuenca de drenaje, debido a otros fenómenos asociados o independientes, inundaciones marítimas (estuarios, costas bajas, veintos fuertes de levante)

  • Inundaciones de estuarios, se producen por la interacción del agua del mar y del agua de los ríos y la alternancia del flujo d marea (que hace penetrar el agua del mar en el estuario) con el reflujo, que suelen tener un período de 12 horas o más. La interacción resulta de una modificación asimétrica de la curva mareal, en la que se acorta la duración de la curva de ascenso por la oposición que ejerce el flujo del río y se alarga la duración de la curva de reflujo, ayudado por la gravedad y el empuje del caudal fluvial. En algunos casos la alteración es tan grande que se desarrolla una onda (bore) (mascaret) para que la curva de ascenso se acorta tanto que avanza como una onda de agua, que puede llegar a 5 m de altura (ej: Amazonas), que puede provocar inundaciones en las zonas cercanas. En circunstancias menos adversas, en los estuarios se pueden producir inundaciones cuando una marea fuerte impide el desagüe normal de las aguas del río o bien cuando el río lleva una fuerte crecida, aunque la marea no sea excesivamente importante.
  • Inundaciones en las costas bajas (storm sorgo), a las costas bajas se producen inundaciones de la zona mareal con cada ciclo de marea, tanto si el rango es diurno (cada 24 horas), como semidiurna (12 horas). Además, se pueden producir inundaciones cuando el nivel del mar es más alto de lo normal y este fenómeno suele estar asociado a la existencia de bajas presiones y de vientos fuertes. En estas circunstancias, además, de las condiciones meteorológicas, la geometría de los fondos marinos tiene mucha importancia porque puede mitigar o incrementar el efecto de oleaje. En general las costas más peligrosas son las costas bajas, cerradas o semicerradas y expuestas a unas tormentas fuertes (Adriático, Bahía de Bengala con los ciclones, el Golfo de México, el Mar del Norte, etc.). Un caso excepcional de costas inundables es el de Holanda, con 2 / 3 de su territorio por debajo del nivel del mar, de modo que, si no tuviera defensas, sus costas se inundarían con cada marea.
  • Inundaciones por tsunamis, las costas se pueden inundar por tsunamis, provocado por terremotos, erupciones volcánniques o deslizamientos submarinos. Las velocidades pueden ser de 700-800 km / h, con un periodo entre 15 minutos y algo más de una hora. En mar abierto, la altura no suele sobrepasar 0,5 m, sin embargo, cuando llegan a la costa la velocidad se frena de forma brusca por el rozamiento con el fondo generando grandes olas que van superan los de los 6 m.
  • Inundaciones por rotura o avería de embalses, son crecidas muy violentas que provocan gran número de pérdidas de vidas humanas y de bienes. A veces el fenómeno se puede producir también de forma natural. Algunos ríos, sobre todo en valles estrechos, se taponan con árboles, maleza, etc. o por deslizamientos de ladera. Las inundaciones por embalses también pueden ser por el desagüe regulatorio de caudales de agua, por la avería de la toma. Es una hipótesis poco probable pero de efectos devastadores en una amplia parte del territorio aguas abajo de los embalses.

 

MÓDULO "LOS RIESGOS NATURALES" Autor: Joan Carles Francès joancarles.frances@urv.cat
Cátedra DOW/URV de Desarrollo Sostenible.
desenvolupament.sostenible@urv.cat